viernes, 4 de diciembre de 2009

Sergio Bernales García: Pasión por la Docencia Universitaria


Nació el 9 de Setiembre de 1885. Se recibió de Médico en 1908, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Fue Médico del Hospital Dos de Mayo desde 1911, hasta los últimos días de su vida.

Se inició en la docencia universitaria en 1931, en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, como Catedrático Principal Interno de Nosografía Médica, y en 1940, Titular de la Cátedra de Clínica Médica, Nosografía y Terapéutica.

Como Jefe del Servicio “Julián Arce”, demostró su insobornable vocación docente y su gran versación clínica, ante sus alumnos y asistentes al Servicio.

Es desde su lugar como docente universitario, que Sergio Bernales demuestra su extraordinaria personalidad. Elimina la “Clase Magistral” y se acerca al alumno para entablar el diálogo. Cita a Houssay: “El éxito de la enseñanza está en relación inversa con la distancia entre el Profesor y el Alumno” y que “la enseñanza afianza su sentido cuando el profesor conoce a los estudiantes como personas y no como simples nombres”.

Esta faceta de su vida es la que ha concitado mayores discrepancias, no por el contenido espiritual del maestro o el contenido científico de sus lecciones, sino por la cualidad formal de su quehacer docente. En apariencia áspero, no conoció el eufemismo ni en la vida ni en la palabra. Su ceño increíblemente expresivo producía la imagen de un hombre bueno y tierno, con profundo amor por la juventud universitaria e inconmovible lealtad a lo que él consideraba su deber para con el altísimo encargo que había recibido de su Facultad.

No se recuerda maestro más homenajeado por sus discípulos que Sergio Bernales, varias promociones llevan su nombre. Era por título indiscutible el “Maestro de la Juventud San Fernandina”. La juventud percibe claramente quienes son los hombres rectos, honestos, sinceros y dignos, que educan con su ejemplo.

Como docente desempeñó su gran misión en múltiples campos: en el aula, en las salas hospitalarias, en los consultorios, en la revista que él fundara y en los más elevados puestos de la administración universitaria.

Fue, sin duda, la figura más esclarecida que ocupó la Secretaría de Facultad de Medicina. Le dio tal prestancia que convirtió ese puesto en la verdadera antesala de lo que sería el Decanato.

También fue Decano de la Facultad durante una de las más difíciles encrucijadas históricas de la Reforma Universitaria; ferviente cruzado de este movimiento, creyó con toda sinceridad en la participación estudiantil en el gobierno de la Universidad y lo manejo con maestría; haciendo de esa etapa del llamado “Cogobierno” una de las más fructíferas.

Maestro por antonomasia retiró su justificada renuncia en 1949 a pedido del estudiantado y cuando por la ley de los hombres debió retirarse de los claustros de San Marcos, tenía preparada las maletas, a los 74 años de edad, para ir a Trujillo a iniciar otra etapa de su magistral docencia.

Considerado como uno de los más sobresalientes clínicos de su época, fue fundador y Presidente de la Sociedad de Nuevo – Psiquiatría y Medicina Legal, miembro de la Sociedad Médica “Daniel A. Carrión”, de la Sociedad Peruana de Biología, de la Academia Nacional de Medicina, y de las Ciencias Físicas y Matemáticas.

Amante de todo lo concerniente a su profesión, también fue un infatigable gremialista.

Como síntesis de su vida, Sergio Bernales como médico vivió con hondura su amor y comprensión por el enfermo; como docente, veló con pasión por sus alumnos y como ciudadano llevó con humildad, a la par que altivez, su enhiesta rebeldía social y política.

El conocerlo y reconocerlo enorgullece a la profesión médica; a todos los que visten mandil blanco y sienten a su alrededor el mismo murmullo insatisfecho y esperando de la juventud estudiosa.

Hombre parco en la palabra, usó el gento y el ejemplo para dirigir y modelar a las nuevas generaciones y para forjarlas dentro del crisol de una severa moral cívica.

El día de su muerte, a los 74 años, había asistido como siempre a ver a sus enfermos y alumnos del Hospital “Dos de Mayo”.

Artículo escrito por: Dra. Rosa Falconi Sandoval (Synapsis NºIII-1994)

4 comentarios:

sergio dijo...

Muchas gracias por publicar la semblanza de mi abuelo, puedo ayudarlos a enriquecer lo que se conoce de él con fotos inéditas y con sus títulos de Médico, Docente y además ganador del premio Hipólito Unanue.
Atte,
Sergio Bernales Gonzales de la Cotera
sergio_bernales@yahoo.com

Jampieer Sánchez Castillo dijo...

Muchas gracias por el comentario y por el deseo de enviarnos dicho material, que será difundido de manera adecuada a través del Blog y del Facebook de Historia de la Medicina Peruana. saludos a la familia Bernales...

Joel Huauya dijo...

Interesante su vida y obra del galeno. Tengo una pregunta su segundo nombre cual era? Solo veo Sergio E. Bernales Garcia espero me puedan ayudar con esta incognita

Emeraude Beront dijo...

Ernesto -- Sergio Ernesto Bernales Garcia. Yo soy su nieta: Sylvia Esperanza Ontaneda Bernales; hija de su hija mayor, Elsa Luzmila Bernales Chavez. Mi nome de plume: Emraude Beront.