martes, 28 de abril de 2009

Protomedicato en el Perú


Basado en el título de la tesis doctoral del mismo nombre, “Protomedicato en el Perú: del curanderismo empírico a la profesión médica” es un libro escrito por el Dr. Abraham Zavala Batlle, neumólogo peruano, y presentado el 27 de abril del 2009 en el Auditorio de la Facultad de Medicina, con motivo de la celebración del “Mes de las Letras” de la Universidad de San Martín de Porres.

Durante la época del virreynato, en donde la práctica de la medicina no estaba ordenada ni reglamentada, habiendo por doquier sanadores, curanderos, y donde cualquier aficionado, con cierta práctica, podía ejercer la medicina, fue que se implantó, por mandato real de la corona española, una institución que reguló en adelante la enseñanza y la práctica de la medicina en todos sus dominios: El Real Tribunal del Protomedicato, instituido inicialmente en España en 1442.

Esta institución, que duró 278 años en el Perú, creada en 1570 por el rey Felipe II con el nombre de Protomedicato General de Lima, tenía la facultad de calificar, otorgar grados y títulos académicos y reglamentar la práctica de la medicina en el Perú, además de tener funciones de Ministerio de Salud. Los primeros médicos peruanos se formaron sobre la base de una formación académica, y convirtió el oficio de la sanación, en la práctica profesional formal; en pocas palabras, una transición entre el curanderismo y la carrera de medicina. Entre las prácticas médicas comunes de aquella época se describen a la Sangría, practicada por el barbero o sangrador mediante lancetas o bisturíes, el Clíster, que era el enema evacuante, y la Triaca, es cual era una mezcla de cincuenta y siete sustancias usada para múltiples dolencias y traída al nuevo mundo por los españoles.

Hubo en total 25 protomédicos en el Perú. El primer protomédico con nombramiento oficial confirmado por España fue Antonio Sánchez de Renedo, que ejerció como tal desde 1570 hasta 1578; y el primer protomédico peruano fue el doctor Francisco Bermejo y Roldán, natural de Lima, en el año 1692. Sin embargo el Perú ya tenía presencia de protomédicos desde 1536, Hernando Sepúlveda. Entre los protomédicos más reconocidos podemos mencionar a Hipólito Unanue (ocupó el cargo entre 1807 y 1825) y Cayetano Heredia (entre 1843 y 1848), quien a su vez fue el último protomédico del Perú, cuando fue abolido un 30 de diciembre de 1848 y sustituido por la Junta Directiva de Medicina.

El protomedicato se encargó no sólo de la formación de médicos, sino también el de otorgamiento de grados académicos (licenciado y doctorado) y las habilitaciones para ejercer la carrera a todo el que aspiraba a ser médico, cirujano, huesero, boticario, comerciante de drogas aromáticas, hierberos y todas las personas que de una u otra manera practicaban estas actividades. Asimismo, se buscaba sancionar la práctica en cualquiera de estas modalidades sin la autorización respectiva, eran severamente castigados; los graduados debían presentar ante la magistratura y ante el ayuntamiento, sus títulos de grado y un certificado de haber completado dos años de práctica. Si no se hacía tal, la penalidad era de ocho años de suspensión.

El Dr. Uriel García Cáceres, en su presentación al presente libro, manifestó que “la historia de la medicina peruana no es tanto un recuerdo nostálgico de pasajes que relatar, sino más bien es la historia de las ideas, de los hechos que ocurrieron con veracidad en nuestro país…”. Asimismo, invocó a los estudiosos peruanos, “quienes trabajan en los hospitales, clínicas, consultorios, a quienes tratan con la vida de las personas, les toca conocer la historia para poder avanzar en los descubrimientos que hagan en sus pacientes”.

El autor resalta que “actualmente, la automedicación es la primera línea terapéutica (de los enfermos), la consulta al boticario es la segunda y la consulta médica es la tercera (línea terapéutica)... estamos igual que antes del protomedicato, ya hace más de 400 años”, finalizó.

1 comentario:

jotace zavala dijo...

Hola Dr Sanchez Castillo:
felicitandolor por el blog dedicado a Historia de la Medicina. Quien le escribe es Médico Internista del Hospital Loayza y he sido docente de pregrado de la UPSMP desde la primera promoción hasta la sexta promoción. Dada la importancia del tema quería sugerirle, dado que la UPSMP siempre está a la vanguardia de los avances en docencia, poder desarrollar una Maestria o Diplomado o Postgrado en Historia de la Medicina naturalmente con énfasis en Historia de la Medicina Peruana. Nadie ha tomado la idea, ninguna facultad de medicina lo ha planteado y si se cristaliza el nivel de la UPSMP en este tema estaría a la par de McGill, Salamanca o Buenos Aires. Si lo motiva el tema con gusto lo podré apoyar ya que en forma personal estoy metido en el tema hace bastantes años.
Saludos
Dr Juan Carlos Zavala
Medicina Interna
Maestria Epidemilogia Clinica
jczavala@terra.com.pe
jzavalagonzales@yahoo.es